NO, NO, NO...

Uno de los problemas con el que más nos encontramos l@s psicolog@s es la dificultad que tienen algunas personas para decir NO.

Ya sea porque estamos condicionados por la idea de que decir que no nos convierte en egoístas, porque nos han educado para complacer a l@s demás por encima de nuestros intereses o por temor a perder una buena relación, es frecuente que decir NO sea un tabú en muchas ocasiones.

Pensad en este ejemplo. Le preguntas a una amiga si le apetece cenar el sábado y ella te dice algo así como "bueeeeno, ya vamos viendo, yo te aviso con lo que sea...". ¿A qué os suena? A que al final, a última hora, os acabará diciendo que NO acompañado de alguna excusa barata.

Contando que a casi nadie le sientan bien este tipo de comportamientos... ¿por qué muchas veces nos seguimos viendo reflejados en ellos? Solemos pensar que una respuesta franca desde el principio puede sentar mal a nuestro interlocutor, cuando la realidad es que le hacemos un favor. En el ejemplo que os pongo buscarías otra persona con la que cenar y no te dejarían colgado en el último momento.

También están las personas expertas en el "chantaje emocional", esas que te piden un favor de tal manera que parece que si no se lo haces eres mala persona, egoísta y todos los pecados capitales juntos.

En estas u otras circunstancias tienes que tener claro que decir NO es una opción válida y que la otra persona debe respetar tu decisión. Sin motivos, sin excusas, sólo porque lo que te proponen o piden no lo quieres hacer.

¿Cómo digo que no? Aquí os dejo unos puntos muy ilustrativos sobre el tema:

1. Date cuenta de que está bien decir que NO

No importa a quién le estés hablando y cuál es la situación, tienes derecho a decir NO. La única razón por la que sientes que no tienes ese derecho, es porque tú elijes renunciar al él. En lugar de pensar que no podemos decir que NO, aprendamos como decirlo de manera que la otra parte pueda entenderlo y aceptarlo.

Incluso si es tu jefe o alguien de mayor jerarquía con la que estés tratando, y no sientes que puedes decir NO, date cuenta de que es tu elección decir que SÍ, porque no estás dispuesto a lidiar con las consecuencias de decir NO. En última instancia todo en la vida se reduce a nosotros y a las decisiones que tomamos.

2. Conoce tus prioridades

¿Cuáles son tus metas? ¿Prefieres pasar tiempo en estas metas, o en este nuevo compromiso? Conocer tus metas refuerza tus razones para decir que NO. Conocer tu visión y tus planes hace que decir que NO sea mucho más fácil.

3. Escribe todo primero

Si no estás seguro de cómo empezar, vuelca todo lo que hay en tu mente en un papel primero, sin intención de enviarlo. Pueden ser cosas sin sentido. Pueden ser pensamientos de frustración. Trátalo como un borrador. El hacer esto te ayudará a ordenar tus pensamientos. Después de terminar de volcar tus pensamientos, encontrarás mucho más fácil sacar tu respuesta real de ahí. Esto funciona siempre.

4. La explicación: sencilla.

No hay ninguna necesidad de sobre-explicarlo. Simplemente di que NO, y da la razón principal del por qué. No sólo confundirás a los otros con los detalles, sino que también debilitará tu posición.

5. Proporciona una alternativa

Esto no es necesario, pero si te sientes mal por decir que NO, puedes proporcionar una opción alternativa para amortiguar el efecto. Por ejemplo, si la persona quiere trabajar en un proyecto contigo, pero tú no puedes comprometerte en ello, puedes recomendarle algunas personas que puedan hacer el trabajo igual de bien que tú. De esta manera, la persona no se quedará colgada y podrá buscar entre esas opciones.

6. Sólo di no

A veces me pregunto cómo decir NO, y al final voy con un sencillo "Lo siento, pero me temo que NO puedo aceptar" como respuesta. Sorprendentemente, las otras partes lo toman con mucha facilidad haciendo que me dé cuenta de que la mayoría de los conflictos que tengo con decir NO, son más ilusiones propias que cualquier otra cosa. Mientras seas enfático, franco y respetuoso con la otra parte en tu respuesta, no debería haber ninguna razón por la cual habría algún problema.

Si necesitas más ayuda para aprender formas efectivas de decir que NO y así ser más asertiv@, no dudes en ponerte en contacto con nosotras!