SEXO...en NuevaYork...o en dónde quieras!

El sexo. Todo el mundo parece buscarlo, todo el mundo parece disfrutarlo, todo el mundo habla de él pero... ¿qué pasa cuando algo no va bien en el sexo?

Tener problemas en este aspecto nos afecta tanto si tenemos pareja como si no, porque para muchas personas supone un golpe en su autoestima, ya que la sociedad parece no permitir que un hombre "no cumpla en la cama" o una mujer "siempre tenga ganas", por mencionar tan solo dos de los tópicos más frecuentes.

Hoy os vamos a hablar de los principales problemas sexuales que afectan a uno, otro, o ambos géneros. Porque sí, a pesar de que nadie te lo confesará nunca...el sexo no siempre es una explosión de placer y feliz compenetración.

Empecemos por ELLOS. Lo que más les preocupa suele ser la disfunción eréctil o, de forma coloquial, el gatillazo. Aquí lo que sucede es que el hombre tiene dificultad para lograr o mantener una erección cuando habitualmente lo conseguía sin problema. Hay condicionantes físicos que pueden afectar como el exceso de peso o el tabaquismo, pero en la gran mayoría de los casos estamos ante un tema de ansiedad. Aumentar la confianza en uno mismo y ejercicios de cambio de foco o relajación son esenciales para mejorar, con o sin pareja.

En el caso de ELLAS, la principal causa de preocupación suele ser el dolor durante las relaciones, que puede ser debido a falta de lubricación o tensión excesiva en los músculos de la vagina. En ambos casos puede haber un componente físico, pero lo habitual es que el fondo del problema sea psicológico. Dificultades para relajarse, falta de confianza con la pareja o desavenencias en otros aspectos pueden repercutir de forma negativa a la hora del sexo.

Siendo tan diferentes, ¿hay algo que nos pase a tod@s? Sí, la falta o desincronización del deseo es un problema que, si bien es cierto que parece darse más en mujeres, afecta a AMBOS géneros. ¡Hay días en los que no tenemos ganas ni aunque nos bailen la lambada! Y si esto pasa de forma aislada no hay por qué alarmarse, pero si se mantiene en el tiempo debemos ocuparnos (que no pre-ocuparnos) de ello, ya que es posible que a esto subyazcan causas diversas como la depresión, la excesiva rutina, la falta de intimidad u otros conflictos en la pareja. Y todo esto se puede solucionar.

Si quieres volver a hacer el salto del tigre desde lo alto del armario, vivir noches de pasión turca, leer y poner en práctica el kamasutra en toda su extensión...en Meraki Salud podemos ayudarte a resolver estas y otras cuestiones o dudas que tengas en referencia a la sexualidad, ¡no dudes en visitarnos!

Psico+Fisio+Nutrición